• Alexis Falkas

Volveremos


Volveremos

Me asomé de madrugada, como tantas otras veces. . Llovía. Y se mecía la brisa entre las gotas del tejado. La vida en gris, el lienzo ajado. El latir de tantos corazones estancos, el tañir de los gatos en celo, del mendigo durmiendo en el banco, y los perros callejeros que miraban al cielo. Las aceras estaban vacías. Farolas erguidas sobre tantas esquinas torcidas.

Las luces quebradas. Diferentes balas, las mismas barricadas. El silencio pulsante tras cada ventana. Sonaban las campanas. En silencio, en ausencia. Arraigando flores mustias, engalanando las persianas. El mundo entero conteniendo el aliento, por todos aquellos que lo perdieron. Las muertes, las vías. La tierra y el viento. El cielo agrietado y hueco, tras tantas lágrimas vertidas; quebrado el insoportable eco de todas aquellas familias partidas. El asfalto cada vez más frío, tras olvidar el calor de nuestros pasos. Los coches, los ríos. El torrente quedó seco, tras anegar nuestros malditos fracasos. Lloré, como muchos otros, por perder lo que no es mío. Pensé que todo estaba roto, que no había vuelta atrás. Pasé así la noche entera, esperando el alba de otro hoy sin mañana. El mundo continuaba estático, salvo por una densa bruma, que avanzaba lánguida por la montaña. Y con los primeros rayos del sol, escuché el trino de las golondrinas. Descendiendo la arboleda para resonar de nuevo en nuestras vidas. Las estuve contemplando durante un rato. Posadas en aquel sauce. Reverdeciendo las hojas, renovando cada marchito cauce. No las había vuelto a ver desde que era pequeño. Todo parecía distinto. Salvo que no lo era. Nuestras pérdidas, nuestro empeño. Volvieron las golondrinas. Y pasará la noche y descenderemos junto a la bruma, olvidando los reproches, con los que desbordamos nuestras regias tinas. Volveremos a cogernos de las manos, tras comprender que nada resta y todo suma. Volveremos a abrazarnos, a besarnos. Engalanados con nuevas plumas. Por aquellos que se fueron, por aquellos que quedamos.


Volveremos.

Transformando los fracasos

poniendo distancia al ocaso.

Empedraremos los caminos,

con el fluir de cada paso.


Volveremos a encender las luces.

Tiraremos las paredes de este encierro,

hasta dejar el cielo a nuestros hombros.

.

Ascenderemos las montañas,

los prados, los cerros.

Germinaremos en las grietas,

reconstruyendo nuestros escombros.


Volveremos.

Para gritar a nuestra ausencia,

que ya no tenemos miedo.

Recobrando nuestra esencia,

con cada cerrojo que forcemos.


Volveremos a cantar,

a bailar,

a corretear entre las encinas.


Volveremos a sentir,

a reír,

a llorar.


Volveremos a volar,

como oscuras golondrinas.

Entradas Recientes

Ver todo

¿Quieres probar algo nuevo?

Disfruta de sus series completas, realizadas en colaboración con Leemur y el Grupo Planeta.

  • Twitter - Círculo Negro
  • Instagram - Negro Círculo
  • Facebook - Círculo Negro

©Alexis Falkas.